Ormond Gigli se asomó a la ventana de su estudio en Manhattan una tarde de verano de 1960 y vio que iban a derribar el edificio de enfrente. Mirando las ventanas, se le ocurrió la foto de su vida: “Girls in the windows”.