Hablamos con Álvaro Colomer sobre su faceta como coordinador del Club de Lectura de la Fundació Jordi Sierra i Fabra

Podríamos decir que el coordinador de un club de lectura es el responsable de que el club no se venga abajo, es quien anima y modera el debate. Pero ante todo es un gran lector.

Hoy queremos descubrir cómo se ve Álvaro Colomer a sí mismo como coordinador del Club de Lectura de la Fundació Jordi Sierra i Fabra. Pero también indagaremos en como es el Álvaro Colomer lector y su relación con los libros, no olvidemos que es escritor y periodista.

¡Empezamos!

¿Qué supone para ti, como lector, escritor y periodista (en este orden), coordinar el club de lectura de la Fundació Jordi Sierra i Fabra? ¿Habías coordinado actividades así anteriormente o es la primera vez?

Llevo cuatro o cinco años trabajando como coordinador de diversos clubs. Normalmente, son clubs del sistema de bibliotecas de Barcelona y, en este sentido, el de la Fundació Jordi Sierra i Fabra es el primer club ‘privado’ que asumo. Es para mí un placer por un motivo muy sencillo: en este club puedo elegir los libros con libertad absoluta. En las bibliotecas, debo ceñirme a unos títulos determinados, pero aquí los libros se eligen con absoluta libertad. Esto hace que pueda asegurarme de que son novelas, poemarios u obras de teatro de primera categoría.

¿Qué es lo que más te seduce de ponerte al frente de un grupo de lectores comprometidos y apasionados como son los integrantes de este club de lectura?

Debo reconocer que, como escritor, he aprendido más en los clubs de lectura que leyendo la crítica especializada. Los lectores ‘comprometidos y apasionados’, como vosotros los llamáis, te hablan desde el corazón, no desde la razón. Hay novelas que son muy buenas en un plano institucional, pero que no funcionan a pie de calle. Eso es lo que te enseña un club de lectura: la diferencia entre lo que la gente ‘normal’ disfruta y lo que los ‘académicos’ quieren imponerte.

¿Qué tiene que tener una obra para ser candidata a figurar en la programación de un club de lectura? ¿Con qué criterios las seleccionas?

Todo conductor de un club debe seguir dos criterios muy determinados: diversidad y calidad. La diversidad hace que siempre programes libros de distintos géneros, países y argumentos. En un club, los lectores deben leer aquellos libros que normalmente no elegirían por sí mismos. No se trata de elegir libros que sepas que les vayan a gustar, sino de seleccionar libros que sepas que, si no fuera gracias a ti, tal vez no leerían. Al darles diversidad, estás seguro de que amplias su repertorio lector. Y esa tiene que ser la finalidad de todo buen conductor. Pero, eso sí, siempre asegurando una calidad mínima. A un club no se va para leer ‘libros playeros’.

¿Crees que coordinar una actividad de este tipo, de lectura compartida, hace que tu también crezcas como lector?

Por supuesto. Llevo muchos años haciendo de coordinador en otros clubs, pero recuerdo perfectamente lo mucho que me sorprendió, sobre todo al principio, la enorme diferencia que hay entre lo que la crítica especializada dice que te ha de gustar y lo que realmente gusta a la gente. He crecido como lector en la medida en que he dejado de mirar hacia la academia para mirar hacia la calle.

Leyendo nos encontramos a nosotros mismos, eso dicen. Y algunos afirman que el único instrumento que ha encontrado el ser humano para alcanzar la inmortalidad ha sido la tinta. ¿Qué dices al respecto?

Que no estoy de acuerdo. El ser humano crece de muy diversos modos. Algunos incluso de los más pueriles. Creo que un hombre y una mujer crece mirando a los ojos de un niño, abrazando a un desconocido o incluso llorando ante el féretro de un ser querido. La inmortalidad te la dan las buenas o malas acciones. Es cierto que escribir un libro puede ser una buena acción, pero quemar Roma también te da la inmortalidad.

¿Cómo te defines como lector? ¿Eres de los que relee?

Soy un lector disciplinado, constante y rutinario. Tengo unas normas de lectura para cada día, es decir, un número de horas determinado. Ahora bien, abandono una media de diez libros por cada uno que termino. Y releo sólo novelas de una magnitud enorme: Milton. Cervantes. Benet, Galdós…

¿Cuántos libros has comprado por impulso? ¿O eres de los que hojea lentamente antes de decidir?

Compro tanto por impulso como de un modo programado. Mi labor como escritor y periodista me lleva a leer muchos libros que me interesan para mi siguiente proyecto. Estas lecturas, lo reconozco, son a menudo más aburridas que las impulsivas. Y es que, en realidad, leer algo por obligación siempre es más aburrido que hacerlo por puro placer. En este sentido, suelo disfrutar más los libros que no estaban programados.

Y ahora, si te preguntamos desde tu perspectiva como escritor y periodista, ¿cómo consideras al lector? ¿Le tienes en cuenta como parte activa integrante de tu trabajo? Es decir, como algo más que el consumidor final de tus artículos en prensa y de tus libros.

Reconozco que nunca pienso en otro lector que no sea yo mismo. Todo lo que escribo, tanto a nivel literario como periodístico, responde a la misma pregunta: ¿querrías leer tú mismo esta novela o este artículo? Si la respuesta es no, lo tiro a la papelera. No me considero en nada diferente a un lector normal. Por tanto, creo que yo mismo sirvo de criterio.

En alguna parte alguien dijo que debería ser obligatorio leer 1.500 libros antes de escribir uno.

Lo de los 1.500 libros es, simplemente, absurdo. Os propongo un cálculo: si el año tiene 52 semanas y si un lector rápido lee un libro por semana, deducimos que sólo pueden leer 52 novelas -o lo que sea- al año. Por tanto, para llegar a 1.500 títulos, uno debe invertir 29 años. Absurdo. Quien diga que ha leído más de 3.000 libros en su vida, miente como un bellaco y debemos, simplemente, escupirle a la cara. No hay que mentir en estos temas, porque el elitismo cultural es lo más deleznable en el ser humano.

Muchas gracias, Álvaro, por tu tiempo y por compartirlo con nosotros. ¡Nos vemos en el Club de Lectura de la Fundació Jordi Sierra i Fabra!

 

Compártenos en tus redes sociales...Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin